Régimen de incorporación fiscal: qué es y cómo declarar ante el SAT

Por Marisol Del Río el 22-jun-2016 16:44:22

Régimen de incorporación fiscal: qué es y cómo declarar ante el SAT

Si eres una persona física y posees un negocio o prestas servicios que no requieren de un título profesional, el régimen de incorporación fiscal es el que mejor se adapta a tu actividad económica y a través de él puedes obtener mayores beneficios.

Este régimen se corresponde a actividades empresariales con ingresos menores de 2 millones de pesos al año, que sean por: enajenación de productos (carnicería, papelería, frutería); por ejercer oficios que no requieren título profesional (salón de belleza, plomería, etc); y por ventas por comisión, siempre y cuando no superen el 30% del total de sus ingresos.

Este tipo de contribuyentes también pueden recibir ingresos por sueldos o salarios, asimilados a salarios, arrendamiento de casa habitación o local comercial, e intereses. Lo importante es que, en conjunto, no superen la cifra de ingresos anuales indicada anteriormente.

A través del régimen de incorporación fiscal puedes disfrutar de los beneficios como: servicios de seguridad social, crédito para vivienda, financiamiento y apoyo para tu negocio, crédito al consumo, emisión de facturas, y reducción en el pago de impuestos.

Lea también: Consejos básicos para hacer tu facturación electrónica

Recuerda que para poder gozar de estas facilidades es importante cumplir a tiempo con las obligaciones fiscales que establece el Servicio de Administración Tributaria SAT. Para ello debes:

  • Inscribirte en las oficinas autorizadas, vía internet o por llamada telefónica

  • Emitir CFDI: individuales, cuando lo solicite el cliente; y globales para las ventas que realizaste al público general.

  • Registrar tus gastos: si no tienes facturas electrónicas captura tus gastos a través de las aplicaciones disponibles en el portal del SAT.

  • Realizar tus declaraciones de forma bimensual.

Es importante que tengas en cuenta que no debes cancelar IVA ni IEPS si realizas ventas al público general que no exceden los 300 mil pesos. Adicionalmente, en el segundo año bajo este régimen fiscal obtienes una deducción del 90% del IVA.

Si deseas conocer más sobre este tema descarga el e-book Historia de la Facturación Electrónica

 New Call-to-action

 

Completar con sus datos

Últimos Post

Inbound marketing

 

Conoce más